Factores que predisponen a la DMAE

Diversos estudios de investigación oftalmológicos han identificado diferentes factores que predisponen a la DMAE (Degeneración Macular Asociada a la Edad). Esta enfermedad degenerativa de la zona central de la retina, la mácula, constituye la causa más frecuente de pérdida de visión irreversible y grave en pacientes mayores de 60 años de edad en los países desarrollados, por ello.

Edad

La edad es el principal factor desencadenante de la DMAE. A partir de los 50 años se produce un envejecimiento de la mácula que ocasiona una pérdida de visión central. Ello conlleva dificultad para la realización de actividades de la vida diaria como leer, ver la televisión o conducir.

Prevención: someterse a revisiones oculares periódicas a partir de los 50 años.

Predisposición genética

Los antecedentes familiares son uno de los factores que predispone a padecer DMAE, por lo que es importante conocer si se puede haber heredado esta enfermedad del padre o de la madre.

Prevención: someterse a revisiones oculares periódicas y a un test de mácula para evaluación genética de predisposición a la degeneración macular asociada a la edad. Las pruebas genéticas pueden ser útiles para individualizar los tratamientos para la DMAE, porque hay genes que condicionan la respuesta a los tratamientos.

Radiación solar

Aunque no se ha demostrado que sea un factor determinante, la exposición prolongada y sin las debidas medidas de protección a los rayos solares –en especial a la radiación ultravioleta (UV)- podría ser un factor coadyuvante en procesos crónicos que pueden progresar en una DMAE.

Prevención: evitar las horas de máxima radiación solar, usar gafas protectoras o sombreros de ala ancha.

Tabaquismo

Fumar dispara el riesgo de lesionar la retina y, en las personas fumadoras es el principal factor ambiental asociado al desarrollo de la DMAE avanzada. En fumadores, además, la DMAE aparece en edades más tempranas. Diversos estudios así lo han demostrado, concluyendo además que el riesgo aumenta con la cantidad de tabaco consumida. Asimismo se ha asociado este incremento de la patología a fumadores pasivos.

Prevención: Dejar de fumar o disminuir el consumo de tabaco o la exposición al humo de los cigarrillos.

Dieta

Numerosos estudios destacan la importancia de los hábitos dietéticos para prevenir la progresión de la DMAE. Una dieta rica en luteína, el pigmento visual, reduciría el riesgo de padecer DMAE neovascular en un 40%6. También se ha señalado un mayor riesgo de progresión de la enfermedad en personas cuya dieta se basa en el consumo de grasas animales, frente al efecto protector de una dieta rica en pescado.

Prevención: Dietas ricas en luteína espinacas, lechuga, acelgas, escarola, apio, aguacate, coles, berros, judía verde, calabaza, naranja, mandarina, maíz, melocotón, zanahoria, melón y mango) y suplementos nutricionales de antioxidantes (betacarotenos, vitaminas A, C y E) y minerales (zinc y cobre).

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies